Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

 La alfabetización en la época de los Austrias

Conviene olvidar el tópico de la España inculta de los siglos XVI-XVII, con una sociedad vocacional y forzosamente analfabeta. La España de los Austrias, y más concretamente la de Felipe II, no parecía estar menos alfabetizada que el resto de países europeos de su tiempo (Kagan, 1981). La revalorización de las lenguas vulgares a comienzos del siglo XVI, la preocupación pedagógica de decenas de humanistas (cada uno con su propio tratado inspirado en los greco-latinos) y la proliferación de maestros en las ciudades que buscaban ganarse el pan sin demasiado esfuerzo fueron un aliciente realmente importante.
En este sentido, Jacques Soubeyraoux indicó que muchos olvidan que es imposible conocer las bases de alfabetización de aquella población, ya que dichos fundamentos educativos solían ser impartidos por instituciones no reguladas, tales como las escuelas de primeras letras o la propia familia.

Este contenido es exclusivo para suscriptores.
Inicia sesión Suscríbete

Los héroes de Igueriben. El preludio Annual

¿Que cómo es el infierno? Que se lo pregunten a los de Igueriben. Nadie ha vuelto de las profundidades del Hades para dar testimonio del eterno castigo que depara Lucifer a los pecadores, pero si el inframundo es como lo pintan, en las jornadas previas a Annual hubo algunos españoles que tuvieron tiempo de mirar al Diablo a la cara antes de redimir sus almas.

Este contenido es exclusivo para suscriptores.
Inicia sesión Suscríbete

Fray Andrés de Urdaneta. El descubridor del tornaviaje

Un lobo de mar fogueado con el primus circumdediste me; un genio de intachable preparación académica, para quien las letras y los cálculos pesaban tanto o más que empuñar un arma o embarcarse en un cascarón de madera rumbo al infinito; un aventurero que podía hacer gala de conocer de primera mano los secretos del Maluco, las Phelipinas y del indomable Mare Pacificum; un humilde ermitaño, descubridor del Tornaviaje y padre del Galeón Manila: fray Andrés de Urdaneta.

Este contenido es exclusivo para suscriptores.
Inicia sesión Suscríbete

Este sitio web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estás aceptando nuestra política de cookies.