EL VIRREINATO. UN MODELO DE ÉXITO

Alberto G. Ibáñez

Desde que la América hispana se independizó de la metrópoli ha estado inmersa en numerosos conflictos internos, guerras por fronteras antes inexistentes, golpes de Estado recurrentes, decadencia económica y social…  Los nuevos dirigentes criollos tuvieron que optar por la salida más fácil: echar la culpa de todos los desastres que ellos mismos provocaban o que surgían del propio proceso complejo de la independencia o de haber optado por un modelo anglosajón que no se adaptaba a sus características…, al pasado español. Era un recurso eficaz que se ha mantenido en el tiempo, presto a parar cualquier intento de hacer autocrítica o buscar otros posibles enemigos externos más al Norte. La ecuación se completaba con el axioma de que en el sur no había llegado la «modernidad», aceptando como fe revelada un concepto de tal acuñado por el pensamiento franco-anglosajón que suponía, al menos hasta mediados del siglo XX, entre otras cosas, menospreciar el mestizaje, que era lo realmente moderno, encumbrado en su lugar las tesis de la pureza de raza. Contra esta maldición histórica poco se podía hacer, más allá que lamentarse de que «no nos hubieran conquistado los ingleses…», ignorando así que, de haber arribado estos a América por primera vez, la gran mayoría de los actuales ciudadanos de Hispanoamérica no habrían nacido, especialmente los indígenas y los mestizos. 

En las presentes líneas nos proponemos demostrar que esa fórmula auto-exculpatoria se fundamenta en falsedades o hechos sacados de contexto, resultando injusta  y simplificadora, al tiempo que constituye un pensamiento circular cómodo para las elites locales, que así se libran de su propia responsabilidad. Dicha estrategia provoca asimismo un efecto secundario: borrar cualquier rastro de memoria colectiva que pudiera recordar que, antes de la independencia, existió un modelo político, económico y cultural que funcionaba, un caso de éxito y referencia potencial incluso para otras partes del planeta, que sin embargo ha sido menospreciado sin grandes matices. De ahí que el modelo que se plantearon, en un principio, tanto José de San Martín como Simón Bolívar fuera mantener los virreinatos (que funcionaban de facto con gran autonomía) o, en su caso, lograr una América hispana unida que pudiera competir con la amenaza del norte y el gran Brasil. ¿Por qué no se logró? Lo cierto es que la guerra de la independencia llevó a la multiplicación de clanes y fronteras, mientras Estados Unidos y Brasil aprovecharon la ocasión para incrementar su respectivo territorio, en el caso del norte a través de una guerra muy cruenta con el ya independiente México. 

Paradójicamente se pasó directamente del potencial paraíso pre-hispánico a las nuevas naciones formalmente independientes, aunque en realidad fueran dominadas por las minorías criollas. Entre medio, «necesariamente» sólo podía haber oscurantismo, medievalismo, crueldad, corrupción e ineficacia. Pero tal vez al final de este artículo algunos se atrevan a preguntarse cuál es la razón de este engaño o «cortina de humo» mantenida a lo largo del tiempo. Ahí va una pista: el apelativo «latinoamericano» no procede de una intención meditada de enlazar con el Imperio romano y de su lengua latín, sino de una operación medida y orquestada por Francia a partir de su intervención directa en México a través del «emperador» Maximiliano. La prueba de que se trató de una mera estrategia de geopolítica oportunista es que el cambio de denominación no llegó nunca a asumir en justa reciprocidad la parte de culpa de esas otras potencias latinas, como Francia e Italia, en el presunto e inveterado atraso de esta parte del mundo. De hecho, en la actualidad el país más pobre de «Latinoamérica» es Haití, de herencia francesa, pero nadie saca la fácil conclusión que de este hecho en otro caso se haría. En este artículo nos referiremos a la América hispana o al «mundo hispano» como el conjunto de países de lengua española que en su día formaron parte de la Corona hispana. 

(Fragmento del artículo publicado en el especial Descubrimiento de América. Para leer completo, pinchar a continuación):

Ya tienes disponible el nuevo especial de nuestra revista. Puedes comprarlo aquí:
O puedes suscribirte pinchando aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG:
ÚLTIMAS ENTRADAS

Este sitio web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia de usuario.