Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La batalla del Salado, la última gran amenaza en la Reconquista

En 1212 un ejército combinado de los reyes de Navarra, Castilla y Aragón vencía a los almohades, una tribu bereber que, por entonces, controlaba el Magreb y la parte musulmana de la península ibérica. Con esta derrota, al-Ándalus se fragmentó de nuevo en numerosas taifas, mientras que, en el norte de África, los almohades fueron sustituidos por otra dinastía bereber: los Banu Marín, mejor conocidos como los benimerines o meriníes. Hacia 1269, esta tribu ya había conseguido dominar toda la zona del Magreb, estableciendo un sólido Estado centralizado en forma de sultanato, con una hacienda, administración y ejércitos muy eficientes.

Este contenido es exclusivo para suscriptores.
Inicia sesión Suscríbete

Este sitio web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estás aceptando nuestra política de cookies.